Esta leche no es leche pero le llamamos leche ¿Por qué?

Leche que no es leche de fuente animal es bienvenida en todos los países, es un hecho, pero ¿qué hay de los productos lácteos de origen vegetal?

La leche que es de origen vegetal sufre una “censura” en la Unión Europea y como ellos en muchas partes del mundo, incluso se les cobran impuestos extra. 

Existe una comunidad productora y defensora de la alimentación a base de plantas que lanzó una petición en línea para, en sus propias palabras, “detener la censura a los lácteos vegetales”. 

Los productores como Proveg Internacional, Oatly y Upfield entre otros más, se encuentran en una campaña junto con una ONG que llaman a los consumidores a oponerse a una enmienda, la 171, aprobada no hace mucho por los eurodiputados y que pretende ampliar las restricciones existentes en torno al uso de términos relacionados con los lácteos en la descripción y envasado de alimentos de origen vegetal. (Fuente, El país)

El asunto es que ya se encuentra vetada la “leche vegetal” y sus derivados como el queso vegano, aunque la enmienda amplía el veto a expresiones como “tipo”, “estilo”, “parecido a”, “sustituto de”. 

Dichas restricciones podrían prohibir el uso de frases como “no contiene leche” o “apto para personas con intolerancia a la lactosa”. A finales de enero en los diálogos tripartitos de la Organización Común de Mercados Agrícolas (OCM) se sumó a los titulares se de la enmienda 165, que quería prohibir en el etiquetado el uso de la expresión “hamburguesa vegetal” pero finalmente fue rechazada. Así que “hamburguesa vegetal” es un neologismo y no una “mentira”, la Unión Europea dixit.

Lo que se debería tener en consideración es si dicho etiquetado defiende el interés del consumidor o bien el interés del sector productor en cuestión. Es una realidad que por ejemplo, la leche de avena no es en realidad leche, claro está, pero no se está estafando en lo absoluto a nadie, ya que está implícita la situación.

Otra situación que se suscitó recientemente, fue la conocida en Francia la ONG Foodwatch todo por un anuncio de Daddy sobre su azúcar. La publicidad apelaba al origen indiscutiblemente vegetal del azúcar para inducir a pensar que, por lo tanto, tenía que ser bueno para la salud como sí lo son las frutas y las verduras. Al respecto, Foodwatch está al tanto y deja en claro las “desviaciones” en el etiquetado de productos.  Fuente, El país)

Este tipo de situaciones no son por ningún motivo exclusivas de Europa, lo vemos cada vez más frecuente en México, con el nuevo etiquetado y los impuestos extras impuestos a los productos naturales o de origen vegetal que se apegan a las reglas del veganismo, y a que este es considerado ya un factor importante de alimentación para un estatus al que la mayoría de la población de este país, “no pertenece”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s