Alivia la inflamación cambiando tu alimentación

Los procesos inflamatorios pueden desatar síntomas que indican el inicio de una enfermedad y su desarrollo en nuestro cuerpo. Conoce los alimentos que debes consumir para evitarla. 

 La inflamación generalizada se puede evitar naturalmente con la ayuda de los alimentos que consumimos diariamente. 

La inflamación como proceso patológico

La inflamación localizada o generalizada no sólo aparece cuando existe una infección, golpe fuerte en una articulación; también suele aparecer por daño en fibras musculares tras un trabajo intenso y sobre todo, los procesos inflamatorios son parte de enfermedades más complejas o constituyen los primeros pasos de las mismas.

Ejemplos que todos conocemos, son las enfermedades articulares como la artritis, metabólicas como la obesidad y la diabetes, degenerativas como el cáncer y otras se desarrollan con un fuerte componente inflamatorio y los comienzos de las mismas también están estrechamente ligadas a procesos inflamatorios progresivos.

Para prevenir este tipo de padecimientos es necesario reducir los síntomas que conlleva a estar inmersos en enfermedades como las anteriores mencionadas, con una buena dieta acompañada de alimentos cuyos efectos antiinflamatorios han sido científicamente probados por la ciencia y pueden ser de mucha utilidad.

Alimentos contra la inflamación

Aceite de oliva extra virgen

El aceite de oliva no refinado o el virgen extra (AOVE) es el que mayor proporción de polifenoles con efecto antioxidante concentra. Su oleocanthal, según investigadores de Australia tiene potentes efectos antiinflamatorios.

Con el consumo del aceite de oliva extra virgen se pueden prevenir procesos inflamatorios y así reducir el riesgo de diferentes tipos de enfermedades cardiovasculares, degenerativas, neurológicas o metabólicas en donde la inflamación tiene un rol importante en su desarrollo.

Elaborar platos y consumirlo de manera directa en ensaladas, reforzará su efecto.

Jengibre

Un estudio publicado en Journal of Medicinal Food dijo que el jengibre posee agentes antiinflamatorios no esteroideos al tener un efecto inhibitorio sobre la síntesis de prostaglandinas y así, frenar el avance o prevenir el desarrollo de un proceso inflamatorio.

Los nutrientes y potentes antioxidantes que tiene, trabajan en conjunto para ayudar a reducir la inflamación y previenen enfermedades cardiovasculares y también, procesos cancerosos, dislipemias y artritis reumatoidea, entre otros beneficios.

Consúmelo en infusión fría o caliente, ensaladas, repostería, salteados o platos varios.

Aceite de pescado

Colmada de omega 3, sobre todo ácido docosahexanoico y eicosapentanoico (DHA y EPA). Estos ácidos grasos son esenciales para nuestro cuerpo y tienen efecto antiinflamatorio así como antioxidante según se ha probado en personas con artritis reumatoidea, cuya inflamación y dolor se atenuó ante su consumo.

Puedes encontrarlo en comprimidos sin necesidad de consumirlo directamente de su fuente natural. Para ello consulta a tu médico y conoce las alternativas que tenga para ti en caso de ser vegano ortodoxo. 

Cúrcuma

El sabor es delicioso, así como su aroma es magnífico, pero sobre todo, posee antioxidante que es responsable de su efecto antiinflamatorio y se denomina curcumina.

Científicos estadounidenses, dieron a conocer que la curcumina puede reducir y prevenir de diferentes formas los procesos inflamatorios y reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, degenerativas y otras.

Se puede colocar en diferentes platos para dar sabor y color a los mismos.

Uva y zumo de uva

De acuerdo a una investigación publicada, los compuestos fenólicos y entre ellos, el resveratrol, ayuda con sus efectos antiinflamatorios a contribuir a la prevención de diferentes enfermedades.

Consume uvas en todas sus presentaciones, dulces o saldas, sólo evita a toda costa el alcohol y listo. 

Cebolla

Los flavonoides de la cebolla, entre los cuales destaca la quercetina, que posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias según señala una investigación en la revista científica Nutrition.

Mediante una dieta sana, la cebolla podría ser de ayuda para procesos alérgicos como el asma, tal como han concluido científicos de Brasil.

La cebolla podría ser incluída en diferentes platos, ensaladas, en sopas y hasta pizzas. Tú eliges.

En conclusión, la inflamación tiene un historial etiológico importante y es un hecho que podemos reemplazar al ibuprofeno u otros medicamentos similares para evitarla a toda costa como desencadenante de enfermedades que posiblemente podríamos evitar con una alimentación sana. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s