Actividad sexual disminuida: Un resultado inesperado efecto de la pandemia por COVID-19

La alteración de la vida cotidiana de las personas de dejó ver ya la disminución de la actividad sexual de muchas parejas, afectadas en gran medida por el efecto del encierro por la pandemia del COVID-19.

El equipo de investigadores de la Universidad Anglia Ruskin abordó este problema y examinó los niveles y correlaciones de la actividad sexual durante el autoaislamiento impuesto por la pandemia del coronavirus en una muestra del público del Reino Unido.

Con la ayuda de datos demográficos y clínicos, incluyendo sexo, edad, estado civil, factores de estilo de vida y afecciones físicas o psiquiátricas de 868 voluntarios (547 mujeres, 321 hombres) con edades entre 25 y 34 años, el equipo comenzó con el trabajo. 

La actividad sexual se definió como el coito, el sexo oral o la masturbación. Las preguntas que se les formuló a los participantes fueron “En promedio, después del autoaislamiento ¿cuántas veces has tenido actividad sexual semanalmente?”

Por supuesto, los datos revelados sorprendieron a los expertos, los cuales arrojaron que sólo el 39,9 por ciento de los encuestados habían participado en alguna forma de actividad sexual durante los últimos siete días. Los investigadores observaron que ser más joven, hombre, casado y consumidor de alcohol estaba asociado con una mayor actividad sexual.

Sexo disminuido y humor también

Estudios han demostrado que la frecuencia de las relaciones sexuales está asociada con la reducción del riesgo de eventos coronarios fatales y de cáncer de próstata y de mama. Otras investigaciones encontraron una asociación positiva entre la actividad sexual y la salud física y mental, relacionándola con un mayor disfrute y calidad de vida, una mejor función cognitiva y bienestar general.

Con el bajo nivel de actividad sexual observado en el estudio, llegó la explicación del hecho de que las personas actualmente se sienten ansiosas y estresadas debido a la pandemia, lo que no favorece el ánimo para participar en el acto sexual.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud, reconoció que las medidas de autoaislamiento aplicadas pueden hacer que las personas estén más ansiosas, enojadas, estresadas, agitadas y retraídas, por ende, una cuestionable salud física.

El problema llegó con las aquellas parejas que no están casadas ​​o que no viven juntos no pueden reunirse actualmente y de manera similar. Por otro lado, quienes usan aplicaciones en línea para facilitar el sexo casual no pueden llevar a cabo su rutina por el hecho de verse obligados a estar en casa recluidos por la pandemia.

Los investigadores creen que el mantenimiento de una vida sexual activa o la reintroducción de una actividad sexual frecuente en la vida durante el autoaislamiento puede mitigar algunas de las posibles consecuencias perjudiciales del autoaislamiento.

Para finalizar, los investigadores sugieren que los mensajes de salud pública sobre el autoaislamiento y el distanciamiento social impuestos por la pandemia podrían incluir la promoción de la actividad sexual como una forma de mantener la salud física y mental.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s