¿Por qué dan calambres musculares y cómo prevenirlos?

Seguramente has notado que con la falta de ejercicio los calambres musculares están a la orden del día o de la noche. En este post, te digo por qué dan calambres musculares?

Las razones son variadas. Los calambres musculares a menudo, son señal de que carencias en magnesio y minerales, pero si no  atendemos este malestar, podría convertirse en una situación aguda. 

Los calambres aparecen fuera, durante o después del entrenamiento físico, o incluso descansando, como nos está sucediendo ahora mismo que no tenemos actividad física a causa de la cuarentena.

¿A qué se deben los calambres?

Los músculos están formados por un gran número de células musculares. Con la ayuda de los iones minerales, también llamados electrolitos, el cerebro envía impulsos eléctricos a través de las vías nerviosas a las células musculares. Esta energía química se transforma en energía mecánica dentro de las células: los músculos reaccionan y mueven el esqueleto.

Cuando sentimos un calambre, se debe a la falta de comunicación, es decir, si los nervios envían demasiadas señales, demasiado fuertes o incorrectas, o las células musculares no pueden procesar las señales del modo adecuado, los músculos no pueden reaccionar bien. Esto produce contracciones arrítmicas, retrasadas u opuestas, que percibimos como dolorosos calambres.

La falta de minerales es causa principal de dichos síntomas, que advierten la falta de magnesio en su mayoría. Ellos se deben a la concentración baja de electrolitos, aunque no siempre es el magnesio el que falta y ahora te digo la razón.

Al hacer ejercicio el cuerpo pierde muchísimo líquido a través del sudor. Con ello, minerales importantes. Al no beber suficiente agua antes, durante y después de entrenar una rutina, el cuerpo comienza a enviar señales que debemos atender, como son los calambres. El agua proporciona minerales muy valiosos como el sodio, potasio, calcio y magnesio. Todos tienen su papel en la comunicación entre el sistema nervioso y el muscular, así que son importantes.

Deshidratación

Debes saber que la concentración de electrolitos no es lo único que influye. La deshidratación juega un papel importante que si bien no respetamos el beber el líquido suficiente, el cuerpo no puede transportar los nutrientes con fluidez, y perder minerales en el proceso. Una vez sabiendo lo anterior, debes procurar que estén bien equilibrados.

Trastorno de la circulación sanguínea

La mala circulación sanguínea, es un proceso por el que muchas personas pasan luego de tener una mala postura, cargar de un solo lado o llevar zapatos demasiado altos. Durante una rutina diaria de movimiento los músculos necesitan oxígeno como combustible para convertir la energía química en energía mecánica. Cuando los vasos sanguíneos no transportan oxígeno suficiente, las células musculares no pueden procesar los impulsos de la forma correcta y se tensan.

Sobrecarga

Entrenar demasiado es un factor de espasmos musculares, así que el esfuerzo muy intenso también agota los músculos y las células musculares se irritan, por lo que el cerebro envía señales electrónicas demasiado fuertes para las células musculares fatigadas, por lo que no pueden procesarlas correctamente.

Frío

Definitivamente en invierno, los síntomas de los calambres se agudizan con el frío y también los cambios bruscos de calor a frío pueden llevar a una gran tensión en los músculos, que podrían hacerte sentir un calambre.

La anatomía juega un papel importante, así como los padecimientos médicos

Las desalineaciones de las piernas, caderas o tronco, son un factor clave para sufrir un calambre, así como nervios o vasos constreñidos, enfermedades, desde un simple constipado a la diabetes. Aunado a lo anterior los efectos secundarios de un medicamento en particular, pueden ser detonantes de los calambres. 

¿Cómo se tratan los calambres?

Un espasmo muscular o calambre, es sumamente doloroso dependiendo de la agudeza que experimenta el individuo. 

La manera más fácil de detener un calambre, es estirar de forma activa el músculo involucrado, pero con precaución, de esta forma se puede activar el músculo antagonista con el fin de liberar poco a poco la contracción. Lo contrario a quedarnos paralizados por el dolor. 

Prevención es la clave

Siempre ingiere la cantidad suficiente de líquidos y minerales necesarios para asegurar el suministro y la transmisión de electrolitos.

Calentar antes de una rutina y estirar después, es la mejor manera de mantener los calambres a raya. 

Alimentación contra los calambres

La fruta fresca, como las manzanas, o los zumos de frutas (idealmente recién exprimidos) también se pueden usar para prevenir los espasmos musculares. La fruta contiene muchos minerales que puede usar el cuerpo rápidamente debido al azúcar de la fruta.

Ducharse con agua tibia y fría, así como baños calientes ayudan para acostumbrar a los músculos a los cambios de temperatura y para aumentar el flujo sanguíneo, preferiblemente si los tomamos de noche. 

Poca movilidad

A causa de la contingencia sanitaria por covid – 19, en su mayoría, las personas y hasta nuestras mascotas, hemos dejado de movernos como lo hacíamos anteriormente. Esta es una causa muy frecuente de calambres en los músculos, por lo que es recomendable que te ejercites dentro de lo posible, aunque estés en casa. 

Por: Azenet Folch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s