Consejos: La cuarentena en casa y las parejas

El confinamiento a causa del Covid – 19 impuso una convivencia obligatoria durante 24 horas a familias enteras, sobre todo a parejas.

La cuarentena por Covid – 19, puso a familias enteras en una situación complicada y aunque pensamos erróneamente que todo el mundo lo disfruta, no es así, hay parejas que no están acostumbradas a convivir 24 horas al día y la convivencia se convierte en una necesidad.

Pasar todo el día juntos no es cosa fácil, hoy día, la mayoría de las parejas trabajan por su lado durante las horas de ausencia en casa y sólo se ven cuando vuelven luego de un arduo día de labores, por ello es que esta situación resulta excepcional para la mayoría. 

La realidad es que la coexistencia, en estos casos, puede acabar volviéndose conflictiva para unos cuantos, sin incluir a los que ya no se encuentran tan bien en una relación obligada. Muchos expertos afirman que cuando las parejas de este tipo discuten, es cuando se encuentran conviviendo durante largo tiempo, por ejemplo en las vacaciones. 

Para tratar de aliviar la discordia en el momento en el que la crisis está al acecho, es recomendable poner en práctica estos consejos para poder mejorar la convivencia. 

Comunicación 

Poner por delante que este tiempo en casa es para disfrutar de la compañía y no para tener una mala experiencia, ayuda mucho. La falta de horas al día dejó mucho que decir a nuestras parejas en tiempo pasado, la ventaja de estar a su lado es que podemos comentar todo lo rezagado  ahora, sin afán de ser hirientes o a manera de reclamo.

La base de todo en una relación cual sea, es la comunicación. Hablar sobre las emociones y las preocupaciones para abrir una brecha en ello es fundamental. De esta manera podrás conocer a la otra persona en profundidad y acaparar huecos que por falta de tiempo no has podido. 

  1. Un consejo es tomar como rutina hablar un tiempo al día sobre cómo se vislumbran como pareja. ¿Cómo ha evolucionado la relación? ¿Qué te gusta del otro? ¿Qué te molesta? ¿Qué cambiaríais en el futuro? ¿Qué planes y proyectos tenéis juntos?
  2. En caso de que estén en crisis, aprovechen para preguntarse: “¿Podemos sobrevivir como pareja?, ¿merece la pena?, ¿tenemos un futuro juntos?”

Empatía, el cemento que une las relaciones

Cuando practicas la empatía, el Ego se queda fuera. Esto representa ponernos en el lugar del otro, de esta manera podemos comprender mejor sus puntos de vista y sus emociones. También, sentir lo que está sintiendo el otro, nos ayuda a apoyarnos en los momentos de estrés, ansiedad y angustia psicológica por los que todos estamos pasando todos como consecuencia de estar muchas horas en un mismo sitio juntos.

Conflictos: Siempre juntos 

Es importante no dejar pasar el tiempo y solucionar el problema ese mismo día cuando los conflictos surgen. ¿Cómo? Aclarando lo sucedido, planteando los puntos de vista de cada uno y llegando a los acuerdos necesarios para el futuro.

¿Qué pasa cuando no lo hago a tiempo? Nuestro malestar se irá acumulando e incrementando, lo que provocará que en un tiempo indeterminado, cuando algo nos moleste, podríamos estallar de la nada provocando una gran discusión.

Asertivos es la clave

Para resolver los conflictos de forma saludable, no existe mejor fórmula que se asertivos. Básicamente, consiste en poder hablar de lo que nos ha molestado, de forma que la otra parte pueda comprender cómo nos hemos sentido. 

Seguro te ha sucedido que te enfadas y tu pareja no sabe qué sucedió, pero esto pasa porque no sabemos explicarnos. Los malos entendidos están en todos lados. Cuanto más se pueda explicar, mucho mejor: “Has hecho o has dicho (…) y me hiciste sentir (…)”.

Problema y solución

Al hablar con nuestra pareja y solucionar rencillas, es necesario dar solución con un proyecto de futuro. En él, llegaremos a acuerdos sobre lo que no queremos que se repita y sugeriremos la opción más positiva para cuando volvamos a pasar por una situación similar.

Hacer acuerdos como: “No me gustaría que volvieras a (…). Preferiría que (…)”. Dan pauta a una recuperación de la confianza en cuanto a cumplimiento de términos se refiere.

Comparte 

No sólo las actividades se comparten, también la pasividad. Estamos acostumbrados a que en este mundo todo es instantáneo y lo vemos con los dispositivos móviles, pero no es necesario tener una actividad juntos, siempre. La recomendación aquí, es que si ambos tienen cosas que hacer, las realicen de forma separada, aunque en la misma habitación. 

Ahora bien, las actividades juntos, son una mecánica simple y funcional que simplemente son pegamentos sociales por ello hay que agarrarnos de allí para mejorar la relación. Durante estos días de encierro conjunto, pueden hacer aquello que les gustaba hacer en el pasado, cuando comenzó la relación y que tal vez dejaron de realizar por la falta de tiempo. 

Un ejemplo de lo anterior, son los juegos de mesa, las lecturas de libros, entre muchas otras viejas aficiones o cosas rutinarias como cocinar, cantar juntos o bailar.

Espero te sirvan de mucho estas prácticas y las lleves a cabo con éxito en compañía de quien tanto amas. 

Por: Azenet Folch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s