El poder de la alcachofa

¿Cuáles son los beneficios de este poderoso alimento?

Todos los alimentos tienen un poder secreto. El alcachofa es uno de los que contiene una ventaja alcalinizante por su riqueza en minerales como calcio, magnesio y potasio, fibra y vitaminas. 

Tan sólo imagina, una ración de 200 g contiene un 33% del fósforo que precisa el organismo al día, un 18% del potasio, un 15% del magnesio y un 13% del calcio. Con ella darás a tu cuerpo vitaminas del grupo B –B1, B6 y ácido fólico– y algo de vitamina C. 

Lo que no se ve pero se nota

La alcachofa nos dota de una serie de sustancias minúsculas. Estas se encuentran en cantidades muy pequeñas, pero que tienen notables efectos fisiológicos, como la cinarina, que ayuda a proteger el hígado, o la inulina, una fibra que reduce la concentración de azúcar en la sangre tras las comidas y que favorece el equilibrio de la flora intestinal.

Si de depuración se trata…

¿Cómo ayuda la alcachofa al hígado?

Su sabor es dulce y amargo al mismo tiempo. Si la consumes con regularidad, incrementa la secreción biliar y la irrigación sanguínea del hígado, lo que ayuda a digerir mejor. Su cinaropicrina y la cinarina, favorecen a la regeneración de las células hepáticas y atenúa el impacto que el alcohol y otras sustancias tóxicas ejercen sobre ellas. 

Así mismo, si padeces de digestión lenta, es ideal. Aunado a ello, ayuda con la correcta convalecencia de las hepatitis y contra la hidropesía (hinchazón del abdomen por acumulación de líquido). 

Indicada para los siguientes casos:

• Alteraciones renales. Por sus bondades, incrementa la diuresis y la excreción de urea (sustancia tóxica que se produce en el organismo como resultado del metabolismo de las proteínas y que debe eliminarse con la orina). 

Cuando se altera la función renal, el nivel de urea aumenta en la sangre y puede originar dolorosos ataques de gota. También es útil contra la retención de líquidos con oliguria (producción escasa de orina).

• Colesterol. Disminuye la tendencia del colesterol cuando se adhiere en las paredes de las arterias, así que consumirla te dará un efecto preventivo de la arteriosclerosis. 

• Diabetes. La alcachofa es hipoglucemiante y rica en inulina, un hidrato de carbono fácil de asimilar por los diabéticos.

• Afecciones de la piel. Muchas dermatitis desaparecen o mejoran tras estimular los procesos de desintoxicación hepática. El consumo de alcachofas puede mejorar afecciones crónicas de la piel.

Cómo conservarla almacenada en casa 

Evita los hervores prolongados, pues la sobrecocción afecta a su sabor y textura. Una vez cocida, no debe guardarse, con esta acción viene un hongo de color grisáceo llamado bremia que podría resultar nocivo para la salud.

Por: Azenet Folch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s