Prepara tus propios jabones naturales con estas recetas

Desde aceites vegetales y otras sustancias naturales, preparar jabón en tu casa no podría ser más eficiente y terapéutico. 

El tener jabón en casa hecho por ti  y de ingredientes naturales para uso de manos, cuerpo y rostro, es una de las mejores maneras de mantenernos ocupados y hacernos un bien a nosotros mismos, es por ello que compartiré contigo algunas recetas con las que podrás tener deliciosos jabones.

Prepárate con ingredientes naturales como cenizas de madera, canela, granos de café triturado, ralladura de coco, todo lo que te imagines y tengas al alcance que no sea tóxico, es bienvenido para la elaboración de tus jabones. 

El jabón se obtiene mediante una reacción química denominada saponificación. Esta se provoca mezclando una grasa animal o vegetal con una solución de agua y álcali (sosa), lo que produce como resultado jabón y glicerina.

En el proceso de elaboración artesanal, la glicerina formada permanece en el jabón, lo que le otorga propiedades emolientes, mientras que en la fabricación industrial, la glicerina se separa y se vende aparte como materia prima para otros usos. Por esta razón es que los jabones industriales suelen provocar más sequedad de piel y de ahí es que nace la idea de elaborar jabones con ingredientes naturales que ayuden a cuidar el órgano más grande del cuerpo y el que nos protege de las contingencias ambientales. Además ayudas con el medio ambiente evitando usar grasas animales que muchas veces son parte del complejo proceso que implica crueldad animal. 

Primeros pasos para elaborar jabón en casa

  1. Para fabricar jabón, disuelve la sosa en el agua y luego mezcla con aceites vegetales sin dejar de remover, hasta que se forme el cuajo. Es ese momento, cuando el jabón espesa, incorpora los aceites esenciales, los colorantes naturales o las infusiones de plantas.
  2. Debes poner especial atención en el momento de manipular la sosa, ya que al contacto con el agua, provoca una reacción química que quema al contacto y emite gases irritantes, por lo que tienes que ponerte guantes y mascarilla.
  3. A continuación, vierte en los moldes para que termine de solidificarse: en 24 horas suele estar duro y listo para cortar. Después tienes que dejarlo secar 3 o 4 semanas para eliminar el resto de sosa. El producto final que obtendrás es una pastilla de jabón sólida, de pH ligeramente básico (alrededor de 9), lista para utilizar.

Opta por usar sólo aceite vegetal y de buena calidad

Los jabones más adecuados para tratar la piel están elaborados con aceites vegetales en lugar de con grasas animales. Entre estos, los más utilizados se encuentran:

  • El aceite de oliva: Gracias a sus nutrientes permite tener una piel prolija. Se puede emplear como base para macerar plantas y produce un jabón ligero y cremoso de pequeñas burbujas. El famoso jabón de Alepo es uno de los primeros jabones conocidos y se ha elaborado durante siglos con aceite de oliva y hojas de laurel –que aporta sus propiedades antisépticas– en la ciudad siria del mismo nombre.
  • El aceite de coco: Este es un jabón duro con burbujas grandes y cremosas.
  • El aceite de almendras: Útil para macerar plantas, da como resultado un jabón suave y cremoso muy suavizante.
  • El aceite de palma: Siempre produce un jabón cremoso de pequeñas burbujas, que limpia muy bien, además es de rápida elaboración, ya que cuaja rápidamente y se obtiene con él, una pastilla dura que se conserva largo tiempo.

Última fase de elaboración

Con los siguientes ingredientes agregarás propiedades a tu jabón y con ellas podrías también darle olor y textura para hacerlo exfoliante.

  • Gel de aloe vera: Con él puedes sustituir la parte del agua o añadirlo en el momento del cuajado. Si tu piel es agrietada, este jabón te hará el día, ya que es apto para eccemas y pieles con quemaduras de sol. 
  • Cera de abejas: Mezcla con la grasa antes de añadirla a la solución de álcali; da un aroma dulce y un tacto de cera.
  • Manteca de cacao: Es excelente emoliente y suavizante; además de dar dureza al jabón, es ideal para las pieles extremadamente secas, a él podrías añadir algunos granos de cacao triturados finamente y así convertirlo en excelente exfoliante o combinarlo con granos molidos finamente de café y crear un aroma increíble.
  • Arcilla: Debes de añadirla en el momento del cuajado y dar un acabado suave con ella. Es útil para limpiar en profundidad, sobre todo la piel grasa.
  • Aceites esenciales: Se añaden al cuajar el jabón y dan un olor agradable.

Si prefieres experimentar, los aceites vegetales como los de jojoba, germen de trigo, rosa mosqueta, argán, aguacate, son magníficos para dar variedad a tus recetas. 

Por: Azenet Folch 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s