El coronavirus y el ecosistema…¿qué de positivo hay?

La humanidad vive como en un enorme Titanic, el barco ya se rompió y ahora a salvar al mayor número de personas.

Con mucha frecuencia, a la inmensa mayoría de los humanos poco le importa o interesa lo que sucede en el medio ambiente; sólo cuando el sol es sofocante o la lluvia incesante o el frío insoportable es cuando las personas empiezan a tomar un poco de conciencia y entonces reconocen parte de culpa en toda esa situación.

Hoy en día, el Mundo está enfrentando la pandemia del llamado ‘coronavirus’ (Covid-19) y aunque el reporte hasta mediados de esta semana señala casi 8 mil fallecidos y el número de infectados supera los 193 mil en 120 países, la humanidad se centra más en su supervivencia. Desconoce lo que el coronavirus paralelamente ha provocado para bien del medio ambiente. El asunto es complejo, pero necesario apuntarlo.

Efectivamente, se estima que la pandemia permanecerá todavía algunos meses; si bien es cierto que en China -país cuna del coronavirus- inicia ya un proceso de recuperación o al menos ya no de crecimiento de ese virus entre su población, en otras naciones como Italia, Irán o España los contagios aumentan, mientras que en América también apenas inicia el incremento de infectados.

Esto ha llevado a que las naciones opten por diversas medidas: cierre temporal de fábricas; no a concentraciones masivas; cierre de fronteras; trabajo desde casa; cuarentena en ciudades enteras; suspensión de vuelos; interrupción de clases en los distintos niveles educativos; declaración de ‘estado de emergencia’ o ‘toque de queda’ en varios países; disposiciones emergentes en hospitales públicos y privados, etcétera.

Es, digamos, un natural instinto de sobrevivir. La humanidad vive como en un enorme Titanic, el barco ya se rompió y ahora a salvar al mayor número de personas. Tal pareciera un total egoísmo, pero natural, es decir, primero la humanidad, luego la humanidad y por último la humanidad y ya. Lo demás, sea el clima, sea la fauna o todo el ecosistema ‘ya después se verá’.

Cuando termine por completo esta pandemia del coronavirus, el mundo hará un recuento de todo lo perdido. Empero ¿habrá algún resumen de lo que se ganó con esta pandemia? ¿habrá algún informe integral por el que se dé a conocer lo negativo y lo positivo de esta película de la vida real jamás inimaginable? Seguramente si la ONU no realiza ese informe, alguien o algunos investigadores o periodistas presentarán lo acontecido en estos largos meses.

Por principio es necesario decirlo ya, aunque sea en forma incipiente, de lo positivo que ha dejado el Covid-19. En China precisamente se prohibió “temporalmente” del comercio de animales salvajes. Expertos en la materia señalan que China seguramente aprenderá de esta lección que está dejando el coronavirus (su economía se vio afectada muy drásticamente), o sea, que debe tomar medidas más severas y enérgicas para acabar con ese comercio de animales salvajes, pues de seguir este comercio se estará atentando con especies y pronto estarán catalogadas en peligro de extinción.

Alguien podría argumentar que ese comercio de animales salvajes no es tanto como para afectar la economía china o mundial. La explicación -muy resumida- sería que por ese comercio ilegal, aunque consentido por el gobierno chino, fue el causante del Covid 19. El consumo de dichos animales derivó en ese nuevo virus afectando a la humanidad.

Con el cierre de fábricas y comercios en China, a raíz de todo esto, disminuyó el dióxido de carbono en 25%, o sea, en febrero se calculó que en ese país se dejaron de producir 150 millones de toneladas métricas de CO2. Otro dato aterrador: un viaje redondo Madrid-Nueva York emite hasta 3 toneladas de CO2 (dióxido de carbono) por pasajero, es decir, si el avión transporte entre 150 y 300 personas la contaminación se elevaría hasta las mil 350 toneladas.

Especialistas en salud y nutrición han hecho notar que al menos 70% de las infecciones emergentes en personas tienen su origen en los animales, sobretodo aquellos animales salvajes.

“No vamos a combatir el cambio climático con un virus”, expresó recientemente el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas, Antonio Guterres. Así es. El coronavirus ha representado un respiro al ecosistema… Ojalá y no sea un respiro, sino el inicio de políticas de naciones para preservar la flora y la fauna.

Comercio: ¿Sabías que el comercio ilegal de vida silvestre llega a los 20 mil millones de dólares, sólo por debajo del tráfico ilegal de drogas, el contrabando de personas y la falsificación?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s