Meditación: Efectos Adversos Psicológicos y Espirituales.

¿Sabe usted a quién le abre la mente, el corazón, sus emociones y vida cuando medita?

¿….a quién le entrega el mando de su línea energética para que “NO sólo le influya sino le absorba la espiritualidad” con el fin de ponerla al servicio de entes que como microbios espirituales se alimentan de caos, desastre y sufrimiento?

Lo ancestral, mágico, misterioso resurge como ave Fénix de entre las cenizas de pasadas hecatombes existenciales. Lo que pocos observan y muchos ignoran es que ese tipo de conocimiento oculto y de apariencia real y sabio, puede ser el factor de contribución esencial del origen de todo mal, caos y destrucción humana.

El hombre ha logrado descifrar el código genético, crear y des crear la obra original de la vida al natural elegida por Dios; por ese enigmático Ser invisible Todopoderoso al que muchos critican, atentan y denigran. Mientras que otros admiran, enaltecen y honran. Más no ha podido otorgarle a sus días un segundo más de vida ni ha logrado erradicar el incremento en cuanto al descontento energético del hombre con su propio hermano.

“Dios” término ambiguo que se pierde en el mar de opiniones y experiencias como si fuera un ser relativo quién se contradice entre caminos insondables.

Muchos le relacionan con una simple energía poderosa, otros le han dado nombre e historia; otro tanto lo ignora sin poder explicar su propia existencia. Lo que es y será es el sentido real, palpable y comprobable de esta finitud corpórea en contraste a la eternidad del espíritu u energía.  

Temas en boga como yoga, prácticas orientales y pseudo espirituales salpicadas de intenciones psicológicas cuya manipulación parece orientada a la obtención de objetivos desconocidos, es un tema del que nadie habla, ni reclama, pocos cuestionan y todos obedecen ciegamente. Sin embargo, sus efectos se perciben, avanzan y se viven como amarres, nudos o trastornos de emociones, pensamientos e influencias que de fondo se perciben aconsejadas por demonios más que derivado de “conocimiento sabio inspirado por aquellos enigmáticos dioses”.

Una investigación sobre este lado oscuro de la meditación ha detectado algunos efectos indeseables derivados de su práctica:

Efectos psicológicos negativos:

  • Reacciones psicológicas que producen malestar en el individuo: hastío que puede provocar la práctica meditativa, la tensión emocional, la confusión o la desorientación.
  • Casos de disociación de las propias emociones y falta de conexión con las emociones ajenas lo que deriva en un problema importante de empatía.
  • Excesiva introversión o aislamiento que puede generar sentimientos de superioridad.

Alteraciones psicopatológicas:

  • Hasta un 7 % de los sujetos han manifestado alteraciones graves relacionadas con la despersonalización, des realización, alteraciones perceptivas y cuadros de intenso estrés.
  • Pacientes diagnosticados con esquizofrenia o psicosis han sufrido recaídas importantes, tras mantener una práctica cotidiana de este tipo de pseudo terapias espirituales. El estudio recoge que además se han potenciado, en algunos casos, los síntomas de depresión que han derivado en algún intento de suicidio en practicantes de este tipo de opciones de auto sanación holística.

Efectos espirituales «negativos:

  • En cuanto al tema de liberación espiritual sus efectos negativos son poco comprendidos al carecer de una estructura real y bien entendida del verdadero funcionamiento de este tipo de entidades conocidas como dioses (demonios), arcontes, influencias, presencias, hadas, gnomos, genios, etc. Cuyos nombres infinitos están documentados desde tiempos antiguos, y quienes no siempre han sido los mejores consejeros o guías para el hombre. Sus efectos pueden ser: desde depresiones, tendencias suicidas, pérdida del sentido de la vida, ira, rechazo, frustración, neurosis, aversión a temas religiosos, inclinación auto destructiva, descomposición personal, descuido emocional, bipolaridad, egocentrismo y dar la percepción de abandono o irresponsabilidad ante las cosas cotidianas; entre otro muchos efectos más que a veces confunden a la ciencia quién termina catalogandolos como defectos o padecimientos psiquiátricos.

Hoy por hoy son pocas las personas aptas para manejar este tipo de acontecimientos, como los sacerdotes exorcistas, además la creciente ola de herejía y ateísmo nubla el sentido de muchas verdades que se desconocen entre los hombres de generaciones actuales. El tema espiritual es un factor de debate que resulta mágico e ilusorio, sin embargo, su caudal muestra por medio de la descomposición social, que el trabajo de un psicólogo, un psiquiatra, un médico, un filósofo o un terapeuta es vano si no va de la mano de un liberador de rango eclesial, quienes por cierto, están en aras de extinción debido a la aridez interna y a la difamación generalizada de que todo sacerdote es pederasta. Cierto es que la lucha de estás almas de carne y hueso se torna desgarradora cuando se trata de mantener las virtudes en su lugar, sobre todo cuando su grado de espiritualidad es lo suficientemente alto para pelear por almas cautivas por lo que dentro de las religiones principales se conoce como “demonios”

En resumen, dejamos en la mesa el tema polémico que de este artículo se desprende al analizar e investigar los efectos colaterales de la meditación a la larga, tal es el caso del siguiente testimonio:

Suzanne (nombre no real) decidió realizar un retiro de meditación en Manchester, Reino Unido. Eran 10 días seguidos en los que no se podía ni tener contacto visual ni hablar con otras personas. Cuando ya llevaba una semana, a Suzanne le dio un ataque de pánico.

Según ella, se sintió como si estuviera separada de su propio cuerpo, es decir, experimentó un episodio de despersonalización. Los responsables del retiro le dijeron que lo que necesitaba era seguir meditando, pero cuando llegó a su casa tras finalizar este retiro se derrumbó. No podía salir de cama y tampoco tenía hambre. Al final tuvo que ingresar en un hospital psiquiátrico.

Según el artículo publicado en la BBC, aunque muchas personas se benefician de estas prácticas, otras como Suzanne han afirmado sentir una profunda angustia, una «disolución aterradora de la identidad» y una persona se sinceró diciendo que después de la meditación se sentía «cerca de la psicosis».

¿Casos reales de infestación demoniaca, simple sugestión psicológica, o de plano la praxis de este tipo de conocimientos antiguos posee un asterisco que nadie ha detectado y es el mismo que nos conduce a una nueva colisión humana como aconteció en anteriores historias de extinción masiva de culturas antiguas?

Como siempre, el lector tiene la última palabra…

Lileth Gazelle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s