Los abrazos a los niños y sus beneficios de acuerdo a la ciencia

Un abrazo es sumamente reconfortante, tanto, que es una de las maneras más usadas en el mundo para decir “te quiero” sin expresar palabras. 

Cuando la salud emocional de los hijos está en juego, un abrazo le brinda a ellos la 

oportunidad de conocer sus más escondidos problemas, ya que el contacto suele acercar a las personas que lo reciben y abrir su corazón para compartir lo que les aqueja, además de tener múltiples beneficios. 

Autoestima 

Cuando abrazas a un ser humano, el gesto va más allá de comunicar con palabras lo que sentimos por la persona a la que le brindamos nuestro sentimiento con un buen apretón. Es necesario abrazar a los hijos todos los días siendo constantes en llevar a cabo esta tarea que además debe nacernos hacerla, para reforzar la comunicación no verbal de un “te tengo en cuenta” y “me importas”.

Libera oxiocina

Un abrazo eleva la cantidad de oxitocina que se libera. Esta es una hormona conocida como “la hormona del amor” y genera una profunda sensación de bienestar. Este tipo de sustancia es la que nos ayuda a enamorarnos de los hijos cuando amamantas o a la hora del parto.

Proporciona bienestar y felicidad

Aquí la serotonina y dopamina hacen su trabajo. Estos se tratan de neurotransmisores que producen una agradable sensación de bienestar, armonía y plenitud, en el instante que abrazas a alguien o esa persona te abraza. 

Ansiedad y el estrés

Al obsequiar un abrazo, el cuerpo se libera del estrés al reducir tensiones y ansiedad.  Los niveles de cortisol, la hormona que controla el estrés, son minimizados al tener contacto físico de esta naturaleza con una persona, lo que hace que al instante el cuerpo se reconforte.

Refuerzan el sistema inmune

El sistema inmunológico es el más beneficiado por recibir un abrazo. Con este noble gesto, se activa y aumenta la producción de glóbulos blancos, encargados de luchar contra los agentes infecciosos como virus y bacterias.

Sensación de seguridad y protección

Cuando estamos criando y el bebé pasa por una crisis de llanto, los abrazos suelen tranquilizarlo con facilidad, ya que la angustia se reduce al mínimo al sentirse protegido.

Ponen a los niños en un estado de ánimo feliz

Si deseas que tu hijo se sienta querido en todo momento y feliz, basta con dotarlo de una dosis diaria de abrazos y besos acompañados de las palabras que necesita escuchar en todo momento para sentirse amado y por ende, de buen humor. 

Mejoran la comunicación

Los ayudan a conectar con los hijos más allá de las palabras al  favorecer la comunicación afectiva y efectiva con ellos. 

Nunca son excesivos 

¿Recuerdas escuchar “No cargues al niño porque se va a acostumbrar”? Muy al contrario de las creencias antiguas de una educación fría y lejana, los abrazos al recién nacido le ayudan a crear un lazo afectivo con la madre y a no sentirse desprotegidos fuera del útero. 

La ciencia ha dado evidencia suficiente sobre los beneficios de abrazar a los pequeños tanto como sea posible. Recuerda que el tiempo no regresa y te podrías arrepentir de no haberlo hecho. 

Para finalizar, los niños necesitan una vida constante llena de abrazos, caricias y bellas palabras que te hagan estar presente como padre o madre, aún cuando no lo estés. Recuerda que crecen muy rápido y a ambos les hace falta sentirse unidos para saciar la sensación de ser amados por la persona más importante en su mundo. 

Por: Azenet Folch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s