Bio- neuro-psicología: “Cuando la palabra Hiere”.

¿Quién pondrá un guardia en mi boca y un sello seguro sobre mis labios, para no caer por ellos, y evitar que a causa de mi lengua, yo me pierda?

(Fragmento de poema latino ancestral)

No existe arma más letal que temer, ni bomba de hidrógeno más potente cuya capacidad de levantar polvos hasta el sol y la luna que una palabra emitida con la pasión del sentimiento más profundo producido por un corazón herido. Cuánta razón tenía Horacio, cuando proclamó que “la falsa vergüenza de los necios es la que les hace ocultar sus llagas enfermas, pues para hacerlo tienen que herir….”

Así es… tantos ciudadanos del mundo han escrito acerca del origen y las consecuencias de un alma rota, la ciencia estudia por medio de la neurología, psicología, psiquiatría y demás ciencias y otras inciertas prácticas que pretenden ofrecer remedio y sentido a tantos espíritus decaídos. Mas la cura se halla en un solo y único talento, la virtud de “guardar silencio” cuando el decir se vincula desde cualquier sentimiento que provenga de la familia de la oscuridad, el odio, la mentira, el despecho, el juicio, rencor, trauma y demás primos de la familia llamada toxicidad propia que cada ser va almacenando en el costal de las “experiencias” mal procesadas.

Las palabras en términos de mentiras, acusaciones y sentencias graves, han destruido la vida de muchas personas. Shakespeare lo plasmo bajo la luz de su personaje en Hamlet: “Aunque seas casto como el hielo y tan puro como la nieve, no escaparás a la calumnia”; también Miguel de Cervantes enuncia su conocimiento básico de la importancia que una palabra posee en este mundo de emociones disfrazadas de huesos y carne al expresar: “Es tan ligera la lengua como el pensamiento, y, si son malas las preñeces de los pensamientos, las empeoraran los partos de la lengua” (Persiles y Segismunda, Libro I, cap. XIV)

En nuestro actual mundo tecnológico que gana premios en circuitos nanométricos y terreno en fluidez económica, tal pareciera que ha descuidado el marco de las emociones y el sentido que tiene el idioma y la fonética a la hora de emitir un mensaje pues es lamentable la realidad que a muchos les cuesta aceptar, si quiera creer o meditar a profundidad….

Porque “Cuando la palabra Hiere” es motivo de temer la sola destrucción mundial en menos de 3 segundos por una simple connotación de comparación, competencia, provocación; pues está más que probado bajo estadísticas de suicidios, homicidios y relaciones toxicas, que nuestro niño interno una vez herido promueve el futuro desarrollo de un adulto discapacitado para procesar sus emociones y detenerse a propagar el cáncer del desastre llamado “destructor”.

Lileth Gazelle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s