La historia de los Reyes Magos

Desde hace siglos aseguran que son buena onda y que todos los conocen.

Una cosa es segura: ¡Traen regalos a los niños! (y a veces a los no tan niños). Y desde hace siglos aseguran que son buena onda y que todos los conocen. Lo cierto es que si los olvidamos por algunos meses, a nuestra memoria regresan desde diciembre de cada año. Sí, se trata de los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar.

De los Reyes Magos, a ciencia cierta, no se sabe de dónde provinieron ni a dónde se fueron tras su misión establecida en La Biblia. Ellos fueron guiados por una luminosa estrella y así recorrieron cientos y cientos de kilómetros hasta llegan donde se encontraba Jesús (a la postre Jesuscristo).

Aunque la creencia es que Jesús de Nazaret nació en diciembre (por ello en la mayoría de los países católicos escenifican con figuritas de barro aquel día con el nacimiento hogareño), investigaciones realizadas, de acuerdo con el tiempo registrado, se indica que el alumbramiento del Mesías fue en el mes de abril, probablemente el día 17.

Empero cualquiera que haya sido la fecha, el punto es que los Reyes Magos llegaron en donde estaba Jesús (claro, con sus padres: José y María) y ofrecieron tres muy especiales -y cotizados, en ese entonces- regalos. ¿Y qué fue lo que la historia católica registra al respecto?

El rey más anciano era Melchor (hombre blanco, barba y pelo cano) y entregó como regalo “mirra”, la cual era una sustancia aromatizada muy especial, de color rojizo y que en aquellos tiempos se utilizaba como bálsamo para la santa sepultura.

El rey Gaspar (hombre de tez morena clara y el más joven de los tres) entregó “incienso”, producto que se preparaba con resinas aromáticas y que desprendían un olor agradable. Se decía que su uso era exclusivamente sagrado, pues el incienso es símbolo de Dios.

El rey Baltasar (de tez moreno oscuro y barba y de edad madura) fue el encargado de dar el “oro”, el metal más precioso. Su significado era múltiple: influencia, seguridad, realeza, dignidad, autoridad, en otras palabras, gobierno y dominio.

Y como nadie sabe de dónde provinieron, la historia de la iglesia católica se encargó de darles ubicación: Melchor venía de Europa; Gaspar, de Asia, y Baltasar, de África. Del continente americano ninguno porque no se había descubierto aún.

Cabe anotar que en algunas regiones donde se practica el catolicismo, a los Reyes Magos se les personifica montando tres animales: Melchor, un camello; Gaspar, un elegante caballo blanco, mientras que Baltasar se la pasó viajando en el lomo de un elefante. Empero esa es otra de las versiones no confirmadas, pues está la tradicional que los tres viajaron a caballo.

Y pues haya sido como haya sido, la herencia que nos dejaron los Reyes Magos, hasta nuestros días, es que los niños reciben sus anhelados regalos el 6 de enero. Para ello, la conseja popular indica que los pequeños deben escribir una carta agradeciendo todas sus bendiciones y apuntando después el regalo que desean les traigan los Reyes Magos.

Hace medio siglo, los niños pedían un balón o las niñas una muñeca; de unos años  a la fecha, los criterios se han unificado, pues hoy niñas y niños piden la última versión del celular, cuyo costo, al menos, oscila entre los 8 y 16 mil pesos. Es ahí donde los Reyes Magos del hogar deciden…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s