“Borderline” el cóctel emocional que exige a gritos ¡Sanidad Integral!

Característica básica: “Tener todo perfectamente descontrolado”

Identificado en los manuales de padecimientos mentales como “Trastorno Límite de la Personalidad” (TLP), es el monstruo gris que se esparce sigiloso como humo cauto cual presa no advierte de su presencia. Clínicamente poco se identifica su origen, los científicos y médicos debaten su criterio y opinión como la mezcla de circunstancias, herencia y ambiente. Información al respecto inunda la web y las mentes de los líderes de la salud neuro psiquiátrica.

Sin embargo, el día de hoy me exijo con vehemencia el compartir parte de la investigación al respecto que he seguido por más de 15 años, tanto de este como de otros padecimientos mentales cuyo origen identifico más allá de la mente radicando en los límites del alma al borde del colapso existencial. Desde el punto de vista espiritual se entiende que todo padecimiento o enfermedad tiene su origen en el alma cuyo compartimento vibra el espíritu esencia que da vida, energía y personalidad al “ser” dentro de su capacidad de existencia.

Antiguamente se sabía de la influencia de los espíritus sobre la actividad del hombre en la tierra que fue interpretado por los estudiosos del tema como “dioses”; el punto clave es que los ancestros conocían bien el influjo abstracto que los espíritus proyectaban en el diario devenir de la infante humanidad de hombres que comenzaba su travesía por la tierra. Al “ego” del terreno científico y médico le ha costado mucho trabajo aceptar con humildad el reino que no se ve pero si se percibe y siente por medio de las emociones, es por ello que este artículo posee entre sus líneas conceptos poco comunes cuyo objetivo es permear ante la creencia social media la importancia del mundo intangible para dar cauce a una generación de personas con mayor Sanidad Integral.

Relación mente/cuerpo/espíritu es el puente que transmite por medio de la memoria genética parte de la información vivida por nuestros antecesores en la cual se encuentra encriptado toda información de experiencias y existencias pasadas que como almanaque personal en el árbol genealógico es portadora no sólo de rasgos físicos, tradiciones e inclinaciones; sino también de enfermedades, traumas y recuerdos que al no encontrar camino o compostura se desvían y encarnan en deterioro de funciones fisiológicas, neurales hasta llegar a los tipificados “síndromes y trastornos” hoy en día tan comunes en el mundo médico.

Analizando testimonios e historiales clínicos de una gran diversidad de pacientes diagnosticados bajo los términos de “Personalidades al Límite”, me he encontrado con un sinfín de características en común, una de ellas la más predominante al 100% es el hecho de poseer uno o más individuos de la misma familia que son evidencia factible o portadores del mismo padecimiento o sus similares tanto como depresión, psicosis, suicidio, bipolaridad, etc. Otro segundo rasgo característico que prevalece es el haber sufrido traumas o vivencias severas durante la infancia tales como abuso sexual, humillaciones, desamor, violencia extrema doméstica, padres adictos, etc. Acontecimientos que se anidan muy profundo en la programación neuro basal del individuo predispuesto por su pobre herencia genética a detonar en su descendencia futuros portadores de decadente información nerviosa que se ve plasmada en variedad de limitantes resultado de acontecimientos familiares de los cuales a simple vista las personas no somos conscientes.

Serio es el problema pues las estadísticas a nivel global van en aumento de este tipo de enfermedades psico nerviosas que atacan como masacre zombi e irreal a un mundo distraído en los bienes y servicios tecnológicos que poco presta y cree en el ámbito del mundo espiritual lejos de términos religiosos convenientes sino factibles. Pues conviene aclarar que al mencionar la importancia del “Espíritu” lo hago desde el contexto etimológico del latín spiritus ‘soplo’, ‘aire’, ‘espíritu’, derivado de spirare ‘soplar’, ‘respirar’. Pues la importancia de lo que aspires y respires se arraiga en tu vida, en tus miembros que trascienden por medio de tus genes a las generaciones postreras.

Fragmento de crisis existencial de un paciente anónimo:

Soy Border por eso. Si pudiera definir mi forma de vida en tres palabras, estas serían: todo o nada.

Un día la vida es para mí una eterna fiesta, llena de risas y bromas, donde nada es tan serio ni tan importante pero al siguiente me parece más cruel de lo que de verdad es.

Por eso no te preocupes si estoy riendo a carcajadas y al instante suelto el llanto… es “normal” y pasará.

No acepto relaciones a medias, a la gente que quiera estar conmigo le pido estar “conmigo o en mi contra”, a cambio doy exactamente lo mismo.

A veces dudo de que mi existencia real, me pregunto si mi existencia es de verdad o soy parte de un sueño o una película… de la que yo no soy la protagonista…

Soy capaz de cuidar mi salud hasta la exageración o llegar a lastimarme tanto, que te quitaré el sueño.

¿Qué quieres que sea? ¿Con quién quieres estar? puedo ser lo que te dé la gana: dulce o tosca; discreta como una tumba o la más chismosa que pueda existir. Precavida o bien, osada a tal punto que temerás por mi vida. Seré lo que te haga feliz… mientras quieras estar contigo.

Una canción, una novela, una frase me hacen soñar, me transportan a “otro lugar” si no quieres que me enfurezca, no me bajes de esa nube…

Lileth Gazelle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s