¡Viva el reciclaje! Pero… ¿Cuántas veces se puede reciclar un producto?

Cada Producto se recicla distintas veces y el famoso PET, el cual nos han vendido como el amigo del planeta, es el más afecta a nuestro mundo. 

Claro que el reciclaje forma parte del proceso del ciclo de vida de los productos, aunque tal vez muchos de nosotros hemos vivido engañados y ahora te digo la razón. 

Aunque el reciclaje permite aprovechar al máximo los recursos naturales, llega un momento en su vida útil y de reciclado, que ya no es posible que sus moléculas se mantengan unidas por obvias razones que se deben a la temperatura que se utiliza durante el proceso del reciclado.

Hablando de papel, el vidrio, el plástico o los metales, la realidad es que sólo hay un camino, dejar de consumir lo más que podamos pero antes aprendamos del reciclaje.

Es una realidad que cuando los preocupados por el bien del planeta vemos en el embalaje de lo que compramos, el inconfundible logo de reciclaje, de inmediato nuestro espíritu se calma pensando que tal producto pasará por un proceso que lo convertirá en otro más, pero no es así en su mayoría, por ejemplo, un mismo papel que es un material usado, debe pasar por el proceso que lo hará convertirse en otro “nuevo” y pasará por un tratamiento de pulpado, aunque aquí es donde habrá que llevar a cabo distintas operaciones de lavado y pasarlo por una serie de filtros. Todo eso hace que la fibra de celulosa de la que se compone se vaya deshilachando y acortando, de tal manera que irá reduciendo su consistencia y su longitud. Finalmente, la fibra estará tan deteriorada por los sucesivos reciclajes que se quedará en los filtros de la planta de tratamiento. 

El resultado de esto es que llegará el momento en que se rompa y por ende, ya no se podrá reciclar más y aunque no queramos consumir “cosas nuevas” el proceso para evitar la ruptura que menciono antes, necesariamente necesita (atención aquí) fibra virgen extraída de árboles para renovar la materia prima, en resumen, la verdad es que sólo una pequeña parte de ese papel es verdaderamente reciclado, el resto es completamente nuevo. A esto se le unen el papel con el que se imprimen los tickets o por ejemplo, las servilletas, un par de elementos que es imposible reciclar, así que ahora imagina la cantidad que el planeta entero usa a diario de estos materiales que son prácticamente basura en su totalidad. Esto hablando sólo de papel y a este tipo de cosas se le suman las losas o vajillas, ya que el procesos de cocción de vidriado que se les pone, no permiten que sea posible un proceso de esta naturaleza, además de contener plomo.

Por otro lado, su contraparte, la botella de vidrio, es reciclable de manera indefinida para producir otras botellas. Este es un material que puede reciclarse al 100% y no pierde ninguna de sus cualidades. Sin embargo su color del propio material, pues ya no será lo mismo. es decir, si la botella por decir, es verde, no servirá para fabricar otra transparente.

¿Qué hay de los plásticos?

Para que un plástico (polietileno tereftalato (PET), polietileno de baja o de alta densidad, poliestireno) que se tira al contenedor amarillo se vuelva a convertir en algo útil, pasa por un camino largo. Triturarlo es el primer paso, lavarlo y fundirlo hasta formar pequeños granos de plástico es lo que sigue. Lo que no comprendemos a veces, es que el proceso térmico que va degradando el material. Lo que provoca que sus moléculas muten y sólo se enlazarían entre sí para poder ser plástico nuevamente un máximo de cinco veces, incluso menos. Así que si eras de los que creían que se podía reciclar las veces que fueran “necesarias” no es así, tal sólo imagina… ¿Cuántas botellas pet consumes al día? 

Conclusiones

En definitiva hay que razonar y transmitir a quien no sabe, a modo de información, que en el caso de las botellas de PET, no habrá forma de regresar al principio del ciclo luego de esas 5 veces de reciclaje. Así que piensa dos veces cuando compres agua embotellada que está tanto de moda traer encima o bien beber una soda, lo más recomendable en este último caso, es pedir de botella de vidrio o de máquina si no eres tan quisquilloso. 

Metales

Por fortuna, al igual que el vidrio pueden reciclarse una y otra vez sin fin, el problema es que el proceso es tardado y en introspectiva, contribuimos al calentamiento global, aunque es menor el impacto. 


Un buen ejemplo que pone España

El país europeo, es uno de los ejemplos a seguir en cuanto a reciclaje del plomo de las baterías de los coches, ya que los fabricantes españoles pueden reaprovechar indefinidamente este material para producir nuevas baterías sin tener que recurrir a explotaciones mineras. 

Para tomar en cuenta

El destino que tengan algunos de los metales reciclados dependerá de su calidad o su pureza. El problema es que los consumidores los mezclamos todos y cuesta más separarlos. Por fortuna, algunos países y sobre todo México, está haciendo énfasis en el reciclaje de materiales, otro caso de ello, es el reciclado del aluminio o el cobre, que es cazado por dichas personas para cambiarlo por dinero. 


Para finalizar, hay algunos residuos que debemos tomar en cuenta cómo tratarlos, ya que la mayoría cometemos el error de revolverlos al verterlos en la basura, de tal forma que literalmente contaminamos los que sí son aptos y eso evita su condición óptima para el reciclaje. Por ello me doy a la tarea de colocarte aquí una larga lista de residuos que podrás identificar para no llevar a cabo el proceso o será mejor darles otro uso, porque definitivamente, no se pueden reciclar y al colocarlos en el contenedor de reciclaje, contaminan el resto. 

Por desgracia en esta lista descubrirás, que son los que más usamos en casa u oficina: 

. Envases de plástico para tomar yogurt o ensaladas (capelos de unicel o plástico) que además de ser dañinos para el medio ambiente, también lo son para nuestra salud al someterlos a calentamiento en microondas.

. Cartón de huevos, o styrofoam.

. Bolsas de papas fritas o cualquiera que se le parezca (envases metalizados)

. Revistas con wax. No las recicles junto con el cartón y el papel, pues sería un error.

. Libros o cuadernos de tapa dura.

. Pañuelos o servilletas de papel usados.

. Bombillas de bajo consumo y fluorescentes. Debido a que tienen mercurio, es importante llevarlos a un punto limpio porque de lo contrario contaminarán. Las bombillas convencionales está permitido reciclarlas en el contenedor de vidrio.

. Platos y vasos de loza. Cuando se rompen y ya no nos sirven, debido a que tienen plomo es importante llevarlos a puntos limpios en vez de reciclarlos.

. CD y DVD que ya no necesites. Llévalos a puntos limpios en vez de dejarlos en el contenedor amarillo.

. Fotografías.

. Sobres acolchados, con plástico de burbujas.

. Papel plastificado o para imprimir.

. Envoltorios de caramelos.

. Contenedores de aerosol que todavía tienen producto.

Espero que este post apele a tu conciencia y evites a toda costa, ser parte del problema. Te comparto un punto de reciclaje en la CDXM en el que podrás acudir a dejar lo que desees que se convierta en otra cosa útil: Recupera. Centros de reciclaje.

Por: Azenet Folch

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s