¿Qué Palabra engendra tu Mundo?

Dijo el Eterno: Hágase la Luz. Y la luz se hizo (Génesis 1, 3)

No es lo que piensas sino lo que dices lo que se crea…

Para los tanaïm (primeros doctores del Talmud), está afirmación del Antiguo Testamento constituía una de las frases más secretas del Génesis.

Pensamos, hablamos, escribimos es así que nuestros glifos sean cuál sean transmiten ideas y emociones; expresan lo que creemos y creamos dentro de nuestro universo autónomo. Es por ello que a últimas fechas la moda se halla en elevar la conciencia ante lo que decimos pues la verdadera espada (cómo lo indica la Sagrada Escritura), es aquella arma poderosa de infinitos filos juntos.

Freud ha dicho que en el inconsciente no hay azar, no hay casualidad. Yo añadiría que si creemos que en la vida consciente hay efectivamente azar, es a resultas de la inconsciencia de esa vida consciente.

Tanta tecnología por extremos e indirectos, por diversas zonas más remotas y resulta que pocos seres humanos comprenden a fondo el poder que poseen al pronunciar una sola sílaba. Tantos cursos de “superación personal” que a largo plazo resultan poco efectivos debido a que no sabemos comprender, contemplar y profundizar en el sonido y sentido de las palabras y enseñanzas. Otro aspecto inhóspito que nos divide el entender, es el desconocimiento de saber identificar los sonidos consientes que nuestro propio cuerpo emite al compartir y vivir día a día.

Un simple ¡Buenos días! puede transmitir poco de buenos y evidenciar mucho de lo que interno dentro de ese lobo negro que cada uno poseemos no se ha trabajado.

Recordemos que el sonido es vital en el transcurrir de nuestro diario devenir, ya así el conocimiento ancestral y místico lo define como el “verbo” (Verbum), a aquella gran potencia creadora, aquel primordial sonido engendrador que modificara el medio originario y crearía un nuevo plano material entre el fuego, el agua, el aire, la tierra y la cuarta esencia llamada “el hálito del Espíritu Creador” (llamado éter) que proviene de la respiración.

El verbo conocido en hebreo como “Amr”, que significa hablar… Ésta primer palabra posee entre su conjunto de letras significados vinculados a las primeras palabras de: “Ach” Fuego, “Maym” Agua y “Ruach” Aire. Es de este modo como los antiguos filósofos y amantes de la “alquimia” identificaron la importancia de la palabra por la connotación de su sonido y el sentido que su emoción le transmitía al decirla. Recordemos que las primeras vibraciones sonoras, el big bang primordial, engendraron la aparición de la Luz, sustancia del mundo.

Es por ello importante día al día al despertar, preguntarnos ¿Qué palabra engendrará el destino de nuestro nuevo amanecer?, no sé ustedes mis lectores pero yo luego de ésta reflexión comprendo a fondo la frase: Cada uno es el arquitecto de su propio destino, aunque yo le agregaría: “y todo inicia con una simple palabra vibrando en connotación”

Lileth Gazelle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s